Prótesis Estética

  • Coronas ceramometálicas: Son las “fundas” tradicionales. Sirven para cambiar el color o la forma del diente, o simplemente para protegerlo después de un tratamiento endodóntico (cuando se le quita el nervio). El interior es metálico y el exterior es porcelana, escogiéndose el tono más adecuado para cada paciente.
    De este material se pueden confeccionar también los “puentes” cuando hay que reponer alguna pieza ausente. El puente es fijo, y precisa los mismos cuidados que un diente natural.
    Existe la posibilidad de realizar un hombro cerámico en la parte delantera para dotar de una mayor estética a este tipo de funda.
  • Carillas de porcelana: Son unas finas láminas de porcelana que se colocan en la cara vestibular del diente (en la parte delantera). Con ellas conseguimos modificar alteraciones en los dientes como tinciones, fracturas o ligeras malposiciones. Ventajas: El tallado del diente es mucho menor que en la corona. Es un tratamiento muy conservador y de resultado muy estético. En 7-10 días  puedes cambiar tu sonrisa con un resultado muy natural ya que la porcelana mimetiza perfectamente el esmalte dental.
  • Coronas de zirconio: Estas “fundas” no llevan metal en su interior. Su confección se consigue mediante un sistema CAD-CAM de tallado por ordenador que les confiere el máximo ajuste.  Ventajas: Mayor estética (dientes más naturales); Mayor ligereza (peso mucho menor); Se evitan alergias (al no llevar nada de metal en su interior); Gran resistencia (también se pueden confeccionar puentes con este material).
  • Prótesis Combinada: Consiste en la colocación de un aparato removible unido a coronas ceramometálicas mediante ataches (ganchos invisibles). Ventajas: Gran estética (no lleva ganchos visibles); Gran sujeción (los ataches ofrecen mayor retención que los ganchos convencionales); Paladar más pequeño (menos náuseas, se aprecian mejor los Sabores).
  • Prótesis sobre coronas telescópicas: Es la mejor opción cuando quedan muy pocos dientes en boca (incluso si tienen ligera movilidad). Consiste en colocar una dentadura completa sobre estos dientes remanentes previamente enfundados. Ventajas: No lleva ganchos; Gran retención (debido a la fricción entre la dentadura y las fundas); Gran estética: eliges el color y el tamaño de los dientes (tus dientes no se ven, van por dentro de la dentadura); Se alarga la vida de los dientes: la fuerza que se ejerce sobre ellos es en el eje del diente y no lateral como en los ganchos convencionales); Si se pierden los dientes se puede transformar en una dentadura completa tradicional.
    • Coronas telescópicas

    • Sobredentadura en boca

    • Sobredentadura
      sobredentadura